No estábamos muertos ni andábamos de parranda.